Muere el jardinero del Salón de la Fama Lou Brock a los 81 años

 El miembro del Salón de la Fama Lou Brock, uno de los primeros bateadores y ladrones de bases característicos del béisbol que ayudó a los Cardenales de San Luis a ganar tres banderines y dos títulos de Serie Mundial en la década de 1960, falleció. Tenía 81 años.

Dick Zitzmann, el antiguo agente y amigo de Brock, confirmó la muerte de Brock el domingo, pero dijo que no podía proporcionar ningún detalle. Los Cardinals y Cubs también observaron un momento de silencio en la memoria del jardinero antes de su juego en Wrigley Field.

Brock perdió una pierna debido a la diabetes en los últimos años y le diagnosticaron cáncer en 2017.

“Durante mis más de 25 años como su agente, fue quizás el miembro del Salón de la Fama más feliz que he conocido”, dijo Zitzmann.

«Creo que llevó una vida que nunca se duplicará», dijo.

Brock robó 938 bases en su carrera, incluidas 118 en 1974; ambos fueron récords de Grandes Ligas hasta que Rickey Henderson los rompió.

La muerte de Brock se produjo después de que el lanzador del Salón de la Fama Tom Seaver falleciera el lunes. Brock y Seaver se enfrentaron 157 veces, el enfrentamiento más prolífico para ambos en sus carreras.

Junto con el abridor Bob Gibson y el jardinero central Curt Flood, Brock fue un ancla para St. Louis ya que su combinación de velocidad, defensa y pitcheo lo convirtió en un equipo superior en los años 60 y un símbolo del estilo más agresivo de la Liga Nacional en ese momento. en comparación con la Liga Americana.

Los Cardenales fueron campeones de la Serie Mundial en 1964 y 1967 y perdieron ante los Tigres de Detroit en siete juegos en 1968. Se advirtió a los equipos rivales que mantuvieran a Brock fuera de la base, especialmente en los años de baja puntuación de 1967-68 cuando una sola carrera a menudo podía ganar. un juego. Pero el veloz jardinero izquierdo con la diapositiva emergente fue un campeón consistente en robar bases y productor de carreras.

Un bateador de .293 de por vida, lideró la liga en robos ocho veces, anotó 100 carreras o más siete veces y acumuló 3,023 hits.

Brock fue incluso mejor en la postemporada, bateando .391 con cuatro jonrones, 16 carreras impulsadas y 14 robos en 21 juegos de Serie Mundial. Tuvo un récord de 13 hits en la Serie Mundial de 1968, y en el Juego 4 conectó, triplicó y duplicó cuando los Cardinals derrotaron a Detroit y al ganador de 31 juegos Denny McLain 10-1.

Brock nunca jugó en otra Serie Mundial después de 1968, pero siguió siendo una estrella durante gran parte de los últimos 11 años de su carrera.

Era tan sinónimo de robo de bases que en 1978 se convirtió en el primer jugador de Grandes Ligas en recibir un premio con su nombre mientras aún estaba activo: el Premio Lou Brock, por el líder en robos de la Liga Nacional. Para Brock, el robo de bases era una forma de arte y una especie de guerra. Fue uno de los primeros jugadores en estudiar películas de lanzadores rivales y, una vez en la base, se basó en la habilidad y la psicología.

En sus memorias de 1976 «Lou Brock: Robar es mi juego», explicó su éxito. Tome una «iniciativa modesta» y «quédese perfectamente quieto». El lanzador estaba obligado a moverse, aunque sólo fuera para «lanzar el lanzamiento». “Además, tiene dos cosas en mente: el bateador y yo”, escribió Brock. “Solo tengo una cosa en mente: robarle. El asunto mismo de desconcertarlo es maravillosamente complejo «.

Brock cerró su carrera en 1979 bateando .304, haciendo su sexta aparición en el Juego de Estrellas y ganando el premio al Jugador Regreso del Año. El equipo retiró su número de uniforme, el 20, y fue incluido en el Salón de la Fama en 1985 en su primer año de elegibilidad.

Brock, de voz suave, estaba decidido sin importar el marcador y, a veces, enfurecía a los oponentes y compañeros de equipo al robar incluso cuando los Cards estaban muy por delante. También cometió dos errores dañinos que ayudaron a costarle a San Luis la Serie Mundial del 68.

En el Juego 5, con los Cards arriba 3-2 en la parte superior de la quinta y liderando la serie 3-1, Brock dobló con un out y parecía seguro de anotar cuando Julian Javier conectó un sencillo al jardín izquierdo. Pero Brock nunca intentó deslizarse y el fuerte tiro del jardinero izquierdo Willie Horton llegó a tiempo para que el receptor Bill Freehan lo tocara.

Los Tigres estuvieron entre los muchos que citaron ese momento como un punto de inflexión. Se recuperaron para ganar 5-3 en el Juego 5 y llevarse los dos últimos en St. Louis. En el Juego 7, ganado por Detroit 4-1, Brock tuvo otro lapso crítico: fue eliminado primero por Mickey Lolich de los Tigres después de conectar un sencillo para abrir la sexta entrada, cuando no hubo anotación.

Después de que terminó su carrera como jugador, Brock trabajó como florista y comentarista de «Monday Night Baseball» de ABC y fue un habitual de los Cards en los entrenamientos de primavera. Se desempeñó como instructor a tiempo parcial sin dejar de ser un favorito de los autógrafos para los fanáticos, algunos de ellos usaban Brock-a-brellas, un sombrero con un paraguas que él diseñó.

Please follow and like us: