Joe Biden anunció la prohibición de todas las importaciones de gas y petróleo rusos por la invasión a Ucrania

El presidente estadounidense dijo que la medida es un golpe poderoso al Kremlin y remarcó: “No participaremos en subsidiar la guerra de Putin”

El presidente Biden anunció el martes que Estados Unidos está “apuntando a la arteria principal de la economía de Rusia” al prohibir las importaciones de petróleo y gas rusos, la última sanción destinada a castigar a Moscú por su invasión de Ucrania.

“Prohibiremos todas las importaciones de petróleo, gas y energía rusos. Eso significa que el petróleo ruso ya no será aceptable en los puertos estadounidenses y el pueblo estadounidense asestará otro duro golpe al (presidente Vladimir) Putin”, dijo Biden en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

“No participaremos en subsidiar la guerra de Putin”, agregó.

El anuncio de Biden se produjo en medio de una creciente presión de demócratas y republicanos, y refleja la voluntad de aceptar el riesgo político del aumento de los precios de la gasolina para tomar represalias económicas contra Rusia.

“Defender la libertad va a costar”, dijo Biden. “También nos va a costar en los Estados Unidos”.Biden durante su discurso en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca. (REUTERS/Kevin Lamarque)Biden durante su discurso en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca. (REUTERS/Kevin Lamarque)

Aunque Biden ha tratado de trabajar en conjunto con los aliados europeos, reconoció que muchos no están anunciando una prohibición similar porque dependen más de Moscú para el petróleo y el gas.

“Para que podamos dar este paso cuando otros no pueden”, dijo. “Pero estamos trabajando en estrecha colaboración con Europa y nuestros socios para desarrollar una estrategia a largo plazo para reducir también su dependencia de la energía rusa”.

Finalmente, Biden prometió que la guerra “nunca será una victoria” para Putin.

“Rusia puede seguir avanzando a un precio horrible, pero esto ya está claro: Ucrania nunca será una victoria para Putin”, afirmó Biden. “Putin puede ser capaz de tomar una ciudad, pero nunca podrá controlar el país”.

Impacto en EEUU

A diferencia de EE. UU., que es un importante productor de petróleo y gas, Europa depende de las importaciones para el 90 % de su gas y el 97 % de sus productos derivados del petróleo. Rusia suministra el 40% del gas de Europa y una cuarta parte de su petróleo. Estados Unidos no importa gas natural ruso.Una cabeza de perforación en una plataforma de pozos del campo petrolero Prirazlomnoye, propiedad de Rosneft, en las afueras de la ciudad de Nefteyugansk, Rusia, en Siberia occidental, el 4 de agosto de 2016. (REUTERS/Sergei Karpukhin/Foto de archivo)Una cabeza de perforación en una plataforma de pozos del campo petrolero Prirazlomnoye, propiedad de Rosneft, en las afueras de la ciudad de Nefteyugansk, Rusia, en Siberia occidental, el 4 de agosto de 2016. (REUTERS/Sergei Karpukhin/Foto de archivo)

El tema de las sanciones petroleras ha creado un conflicto para el presidente entre los intereses políticos internos y los esfuerzos por imponer costos a Rusia. Aunque el petróleo ruso representa solo una pequeña parte de las importaciones de EE. UU., Biden ha dicho que se mostró reacio a prohibirlo, reduciendo los suministros aquí y elevando los precios de la gasolina.

La inflación está en su punto más alto en 40 años, impulsada en gran parte por los precios de la gasolina, y eso podría perjudicar a Biden de cara a las elecciones de mitad de período de noviembre. Dijo hace dos semanas que quería “limitar el dolor que siente el pueblo estadounidense en el surtidor de gasolina”.

Los precios del gas han estado subiendo durante semanas debido al conflicto y en previsión de posibles sanciones al sector energético ruso. El precio promedio de un galón de gasolina en los EE. UU. alcanzó un récord de $ 4.17 el martes, aumentando 10 centavos en un día y 55 centavos más que la semana pasada, según el club de autos AAA.

Biden dijo que era comprensible que los precios estuvieran subiendo, pero advirtió a la industria energética de EE. UU. contra los “aumentos excesivos de precios” y la explotación de los consumidores.

Incluso antes de la prohibición de Estados Unidos, muchas compañías energéticas occidentales, incluidas ExxonMobil BP, se movieron para cortar los lazos con Rusia y limitar las importaciones. Shell, que compró un cargamento de petróleo ruso este fin de semana, se disculpó por la medida el martes en medio de críticas internacionales y se comprometió a detener nuevas compras de suministros energéticos rusos. Los datos preliminares del Departamento de Energía de EE. UU. muestran que las importaciones de crudo ruso cayeron a cero en la última semana de febrero.

En 2021, EE. UU. importó aproximadamente 245 millones de barriles de petróleo crudo y productos derivados del petróleo de Rusia, un aumento anual del 24 %, según la Administración de Información de Energía de EE. UU.

Please follow and like us: