Estados Unidos registró 776 nuevas muertes por coronavirus en las últimas 24 horas: es el registro diario más bajo desde marzo

De acuerdo a datos de la Universidad Johns Hopkins, el total de fallecidos por COVID-19 asciende a 79.522 y el número de infectados es de 1.329.072

Estados Unidos registró este domingo 776 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, elevando el total a 79.522, según datos aportados por la Universidad Johns Hopkins.

La cifra fue el recuento diario más bajo desde marzo, con totales de 24 horas en las últimas semanas que oscilan entre 1.000 y 2.500.

El país, el más afectado por la pandemia en términos de número de muertes y contagios, ha confirmado un total de 1.329.072 casos, según informó la escuela de Baltimore.

La Casa Blanca desmintió este domingo que el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, haya entrado en cuarentena luego de que su secretaria de prensa, Katie Miller, diera positivo por coronavirus el pasado viernes.

La información de que el vicepresidente se había aislado por el caso de Miller fue reportada este domingo por la cadena Bloomberg. Sin embargo, horas más tarde el portavoz de Pence, Devin O’Malley, desmintió esa versión. Por medio de un breve comunicado, aseguró que el vicepresidente “seguirá los consejos de la Unidad Médica de la Casa Blanca”.El vicepresidente Mike Pence no está en cuarentena, pese a que una asistente contrajo coronavirus (REUTERS/Joshua Roberts)El vicepresidente Mike Pence no está en cuarentena, pese a que una asistente contrajo coronavirus (REUTERS/Joshua Roberts)

O’Malley recordó, por su parte, que Pence “ha dado negativo” a todas las pruebas de COVID-19 a las que se sometió. Por ese motivo, “planea estar en la Casa Blanca mañana”.

De acuerdo a otro funcionario, citado por las cadenas NBC y CNN, Pence ha puesto “algo de distancia” con otros empleados de la Casa Blanca este fin de semana, pero “no hay restricción” en ninguna de sus actividades.

Por su parte, dos consejeros económicos del presidente Donald Trump defendieron este domingo la necesidad de una expeditiva reapertura económica pese a que la pandemia sigue activa y se ha colado incluso en la Casa Blanca. Los comentarios del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Larry Kudlow, consejero económico presidencial, llegan apenas dos días después de conocerse un récord histórico de desempleo, con una pérdida de 20,5 millones de empleos en abril, y con casos del nuevo coronavirus aún en alza en varios estados.

Además, en los últimos días, dos empleados del “ala oeste”, donde se encuentra la Oficina Oval -un militar al servicio del presidente y la portavoz del vicepresidente Mike Pence- dieron positivo al nuevo coronavirus, a pesar de las estrictas precauciones sanitarias tomadas allí.El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, defendió la reapertura progresiva de la economía norteamericana (REUTERS/Jonathan Ernst/File Photo)El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, defendió la reapertura progresiva de la economía norteamericana (REUTERS/Jonathan Ernst/File Photo)

A raíz de estos casos, tres miembros de primera línea de la unidad de crisis de la presidencia encargada de coordinar la lucha contra la COVID-19 decidieron entrar en cuarentena preventiva por su posible exposición al virus.

Entre ellos está el epidemiólogo Anthony Fauci, quien aconseja diariamente a Trump, así como el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, y Stephen Hahn, jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Las personas que se acercan al presidente y al vicepresidente son sometidas continuamente a pruebas de despistaje.