El presidente de Ucrania propuso reunirse con Vladimir Putin y pidió más apoyo occidental: “Somos el escudo de Europa contra el ejército ruso”

En su participación en la cumbre de seguridad en Munich, Volodymyr Zelensky sostuvo que durante ocho años su país “ha estado frenando a uno de los ejércitos más grandes del mundo”

Ucrania es el “escudo” de Europa contra el ejército ruso y merece un mayor apoyo internacional, expresó este sábado el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, en la cumbre de seguridad en Munich.

Durante ocho años, Ucrania ha sido un escudo. Durante ocho años, Ucrania ha estado frenando a uno de los ejércitos más grandes del mundo”, dijo Zelensky en Alemania, en referencia al conflicto de Ucrania con los separatistas respaldados por Rusia.

Además, propuso una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, con el objetivo de evitar una invasión de Rusia a Ucrania. “No sé qué quiere el presidente ruso. Por eso propongo que nos reunamos”, manifestó.

El mandatario también pidió una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en vista de la escalada militar en torno a Ucrania y añadió que hace falta una hoja de ruta para una “posible integración de Ucrania en la alianza” de la OTAN.

En las próximas semanas es necesario buscar nuevas garantías de seguridad para Ucrania con los países del Consejo de Seguridad y con la participación de Europa, Alemania y Turquía”, afirmó en la Conferencia de Seguridad que se celebra estos días en Munich.

Zelensky preguntó si la comunidad internacional ha aprendido alguna lección de dos guerras mundiales e instó a actuar con urgencia para reparar los fallos del sistema antes de que comience una tercera.

Los dichos del jefe de Estado ucraniano llegaron en momentos en que el presidente ruso, Vladimir Putin, lanzó ejercicios militares estratégicos que incluyeron misiles balísticos, en un contexto de fuerte tensión.

Las agencias de prensa rusas RIA Novosti e Interfax citaron al vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, para confirmar el inicio de las maniobras, que fueron seguidas desde Moscú por Putin y el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko.

El objetivo de estas maniobras es, según el gobierno ruso, “probar el nivel de preparación” de las fuerzas del país y la “fiabilidad de las armas estratégicas nucleares y no nucleares”.

Peskov garantizó el viernes que se trata de “un entrenamiento regular” que ha sido “notificado a diversos países por varias vías”.

“Todo está claramente regulado y nadie tiene que tener dudas o preocupaciones porque todo se notificó previamente”, dijo, añadiendo que son maniobras “totalmente transparentes y totalmente comprensibles para los especialistas extranjeros”.

“No deben suscitar ningún tipo de preocupación”, reiteró.

Las fuerzas “estratégicas” rusas, en su definición más amplia, sirven para responder a las amenazas, inclusive en caso de guerra nuclear. Están equipadas con misiles de alcance intercontinental, bombarderos estratégicos de largo alcance, submarinos, buques de superficie y una aviación naval con misiles convencionales también de largo alcance.

Estas maniobras tienen lugar en plena escalada de tensiones con los países occidentales, que acusan a Moscú de haber desplegado 150.000 soldados en la frontera con Ucrania con miras a invadir a esta antigua república soviética.

Please follow and like us: