El presidente de la República, Luis Abinader, manifestó que muerte de evangélicos en Villa Altagracia debe llegar a las últimas consecuencias

El presidente de la República, Luis Abinader, manifestó este jueves que la muerte de Joel Díaz y Eliza Muñoz, una pareja de cristianos muerta a tiros por agentes policiales, debe llegar a las últimas consecuencias.

La muerte de los jóvenes el pasado martes 30 de marzo en Villa Altagracia fue uno de los temas que el mandatario debatió con líderes comunitarios del municipio de San Cristóbal, con quienes se reunió en el Palacio Nacional.

“Ahora lo que nosotros tenemos que ver es la investigación que está haciendo el Ministerio Público, con las informaciones que le pasa la Policía, y que lleven el caso hasta las últimas consecuencias”, dijo el jefe de Estado.

Refiriéndose al homicidio de la pareja, situación que definió como “vergonzosa, realmente injustificable”, dijo que el Poder Ejecutivo no dará ninguna orden. Abinader reiteró que hay una justicia independiente para que se llegue, en ese y en cualquier otro caso, a las últimas consecuencias.

El pasado martes, Abinader juramentó una comisión de 21 personas que llevarán a cabo una reforma para convertir a la Policía Nacional en una de las mejores de América Latina, según el mandatario.

En un discurso en el acto, dijo que la muerte de la pareja había acelerado el proceso para reformar la institución, que ya tenía en planes desde la campaña electoral.

Please follow and like us: