El ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, expresó que “hay que dejar que la gente se case tranquila”

El ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, expresó este lunes que “hay que dejar que la gente se case tranquila”, al ser cuestionado sobre las recientes bodas en las que se han violentado los protocolos sanitarios para prevenir la propagación del COVID-19 y han resultado personas presas y negocios cerrados.

Las declaraciones del funcionario están en un video que circula en las redes sociales.

El hecho más reciente, fue la celebración nupcial en el Santo Domingo Country Club ocurrido el fin de semana, que circuló a través de un video en las redes sociales en donde se denunciaba el irrespeto a las medidas contra el coronavirus.

Tras lo ocurrido, el ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, informó la noche del sábado el cierre temporal del club.

“Hemos procedido al cierre temporal del lugar donde se realizó una boda que violentó las medidas sanitarias interpuestas por el Poder Ejecutivo y Salud Pública”, escribió en Twitter.

Arias dijo también que los responsables del evento serían sometidos a la justicia y “sancionados drásticamente”.

Posterior a estas declaraciones, el Santo Domingo Country Club aseguró que en la boda celebrada el pasado viernes en sus instalaciones se implementaron todos los protocolos y procedimientos contemplados por las autoridades.

La empresa señaló que el salón donde se realizó el evento llegó a una ocupación del 35% de su capacidad, que es de 1,200 personas, lo cual estaría por debajo del 70% permitido por el decreto 698-20 del Poder Ejecutivo.

Postura de la familia

Las familias Rizek Guerrero y Sanz Cabán, cuyos hijos se casaron el pasado viernes en el Santo Domingo Country Club negaron que hayan violado las medidas para evitar el contagio del COVID-19 durante el festejo, lo que llevó a las autoridades a cerrar el lugar.

Según las familias, durante el evento realizaron el protocolo sanitario para evitar el contagio de la enfermedad e incluso, realizaron “pruebas de coronavirus a todos los invitados, suplidores y personal de servicio 48 horas antes de la boda como condición para ingresar al lugar”.