Donald Trump reivindicó ante el Congreso sus logros económicos, el control de la inmigración y la lucha contra el terrorismo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alardeó el martes de sus promesas “cumplidas” en un discurso anual ante el Congreso con tono electoral, en el que, con el líder opositor venezolano Juan Guaidó presentevaticinó el fin de la “tiranía” de Nicolás Maduro.

Nueve meses antes de los comicios en que buscará la reelección, Trump se jactó de una economía “rugiente” ante el pleno de los legisladores, sin decir una palabra sobre su proceso de destitución en vísperas de una absolución casi segura el miércoles por la mayoría republicana en el Senado.

La polarización que reina en la clase política estadounidense fue evidente en la tradicional cita: al llegar, Trump evitó darle la mano a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder de la oposición demócrata, quien, en un gesto político espectacular, rompió en pedazos su copia del discurso sobre el Estado de la Unión apenas el mandatario terminó de hablar.

“A diferencia de muchos que vinieron antes que yo, cumplo mis promesas”, afirmó Trump, interrumpido incesantemente por las ovaciones de pie y los cánticos de “USA, USA, USA” y “¡Cuatro años más!” de los republicanos, mientras que los miembros de la oposición demócrata permanecían sentados y con caras de mármol. PlayEl momento en que Donald Trump pareció negarle el saludo a Nancy Pelosi

Hace tres años, lanzamos el Gran Regreso Estadounidense. Esta noche, estoy frente a ustedes para compartir los increíbles resultados”, comenzó Trump. “Nuestro país está creciendo y es altamente respetado en el mundo”.

El mandatario comenzó resaltando los resultados alcanzados en sus primeros tres años de gestión.

“Los enemigos están en la fuga, el futuro está brillando. Los años de declive económico están acabando», dijo. “Los días en que nuestro país era aprovechado por los demás están lejos”.

“En solo tres cortos años, hemos destruido la mentalidad del Declive Estadounidense y hemos rechazado la reducción del destino de Estados Unidos. ¡Estamos avanzando a un ritmo inimaginable hace poco tiempo, y nunca volveremos atrás!”, aseguró Trump.

“Nuestra economía está en su mejor momento, el ejército está más fuerte, nuestras fronteras seguras, nuestro orgullo restaurado. Por eso les digo: el estado de nuestra Unión es más fuerte que nunca».

Economía y trabajo

El presidente dedicó la primera parte de su discurso a los logros económicos de su administración. “Desde el momento en que asumí el cargo, me moví rápidamente para revivir la economía de los EEUU -eliminando un número récord de regulaciones anti-empleos-, promulgando recortes de impuestos históricos, y luchando por acuerdos comerciales justos y recíprocos”, afirmó.

(REUTERS/Leah Millis)
(REUTERS/Leah Millis)

Los beneficios de la expansión económica, dijo Trump, alcanzaron a todos los sectores de la sociedad. “La tasa de desempleo alcanzó un bajo histórico” para “latinos, afroamericanos, mujeres, veteranos y discapacitados”, aseguró el presidente.

“En 8 años bajo la última administración, más de 300,000 personas en edad laboral se salieron de la fuerza laboral. En solo tres años de mi administración, 3.5 millones de personas en edad de trabajar se han sumado a la fuerza laboral”, destacó Trump, quien afirmó que los salarios mínimos están en alza y los ingresos por hogar están en su nivel más alto jamás registrado.

“Este es un auge de la clase trabajadora”, afirmó, y presentó el ejemplo de Tony, un hombre afroamericano, invitado al discurso, que superó su adicción a las drogas y pudo salir adelante tras conseguir un trabajo.

Trump también habló sobre la independencia energética de Estados Unidos, que el país logró “gracias a nuestra audaz campaña de reducción regulatoria”. “Estados Unidos se ha convertido en el productor número uno de petróleo y gas natural en el mundo, con diferencia”, afirmó.

“Estamos restaurando el Poderío Manufacturero de nuestra nación, a pesar de que las predicciones eran que esto nunca podría hacerse”, continuó. “Después de perder 60,000 fábricas bajo las dos administraciones anteriores, América ahora ha ganado 12,000 nuevas fábricas bajo mi Administración”.

Acuerdos comerciales

Luego, el presidente de Estados Unidos celebró la firma del acuerdo comercial T-Mec con México y Canadá. “Es el primer acuerdo importante que ha sido respaldado por los sindicatos estadounidenses».

“Muchos políticos iban y venían, prometiendo cambiar o reemplazar el TLCAN, sólo para no hacer absolutamente nada. Pero a diferencia de muchos que vinieron antes que yo, mantengo mis promesas. Hace seis días, reemplacé el TLCAN y firmé el nuevo Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá”.

Trump también habló del acuerdo con China, alcanzado tras una guerra comercial durada meses y después de años en los que, según el mandatario, Beijing se “ha aprovechado” de Estados Unidos.

“Hace días, firmamos el nuevo e innovador acuerdo con China que defenderá a nuestros trabajadores, protegerá nuestra propiedad intelectual, aportará miles de millones de dólares a nuestra tesorería y abrirá nuevos mercados para productos fabricados y cultivados aquí en los Estados Unidos”.

Venezuela

Trump habló también de la crisis en Venezuela, dirigiéndose al presidente interino Juan Guaidó, presente en el recinto y a quien llamó “señor presidente”, y asegurando que la “tiranía” de Maduro va a ser “aplastada”. PlayDonald Trump: «Maduro es un gobernante ilegitimo, un tirano que tortura su gente»

“Estados Unidos está liderando una coalición de 59 naciones contra la dictadura de Nicolás Maduro», dijo Trump. “Maduro es un gobernante ilegitimo, un tirano que tortura su gente. Pero el control de Maduro sobre la tiranía se romperá y se romperá».

“Aquí en esta velada hay un hombre muy valiente quien lleva consigo las esperanzas, los sueños y las aspiraciones de todos los venezolanos, aquí con nosotros está el verdadero y legítimo presidente de Venezuela, Juan Guaidó”. PlayDonald Trump: «aquí con nosotros está el verdadero y legítimo presidente de Venezuela, Juan Guaidó»

«Señor presidente, lleve este mensaje a su país”, dijo hacia Guaidó, ovacionado por el Congreso. «El pueblo estadounidense está unido al venezolano en su grandiosa lucha por la libertad”.

(Brendan Smialowski / AFP)
(Brendan Smialowski / AFP)

Seguridad y Defensa

En los temas de seguridad, Trump destacó la creación de “una nueva rama de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, la Fuerza Espacial” y dijo que para salvaguardar la libertad de Estados Unidos invirtió “un récord de $ 2.2 billones de dólares en el ejército de los Estados Unidos”.

Educación

Trump también subrayó los logros en materia educativa y pidió al Congreso “que respalde su plan de educación técnica”.

“El siguiente paso adelante en la construcción de una sociedad inclusiva es asegurarse de que todos los jóvenes estadounidenses obtengan una gran educación y la oportunidad de alcanzar el sueño americano. […] Ningún padre debe ser obligado a enviar a su hijo a una escuela gubernamental en quiebra”, dijo el mandatario.

Salud, medio ambiente y coronavirus

El presidente también habló sobre el sistema de salud y la reforma sanitaria, uno de los temas más debatidos en los últimos años a raíz de alunas propuestas de pre candidatos demócratas como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, quienes plantean superar el modelo basado en los seguros privados.

“Una buena vida para las familias estadounidenses también requiere el sistema de salud más asequible, innovador y de alta calidad en la tierra», dijo Trump. “Siempre protegeremos a pacientes con afecciones preexistentes”, aseguró, al prometer que su gobierno protegerá el programa Medicaid.

Sin embargo, dijo que su administración “jamás permitirá que el socialismo destruya la atención médica estadounidense”.

(Doug Mills via REUTERS)
(Doug Mills via REUTERS)

“Más de 130 legisladores en esta cámara han aprobado una legislación que ofreciéndole cuidado gratuito a quien ilegalmente cruza nuestras fronteras, dijo sobre los demócratas Trump”. “Eso es lo que está pasando en California y en otros estados, donde está destruyendo su sistema”.

Y pidió al Congreso que lo acompañe “a aprobar un programa que prohíba la atención médica gratuita para indocumentados”.

En una breve referencia a las cuestiones ambientales, y sin hablar del cambio climático, Trump prometió que «para proteger el medio ambiente anuncio que Estados Unidos se unirá al iniciativa del trillón de árboles donde nos apoyarán el sector público y el privado para plantar árboles en Estado Unidos y alrededor del mundo”.

El presidente estadounidense también advirtió de que tomará todas las medidas necesarias para proteger del coronavirus a Estados Unidos, al tiempo que coopera con el Gobierno chino para contener el avance del brote.

“Proteger la salud de los estadounidenses también significa combatir las enfermedades infecciosas. Nos estamos coordinando con el Gobierno chino y trabajando estrechamente en lo relativo al brote de coronavirus en China”, dijo Trump.«Mi Gobierno tomará todos los pasos necesarios para proteger a nuestros ciudadanos de esta amenaza», añadió.

También dijo que Estados Unidos encontró «nuevos tratamientos para el cáncer en jóvenes y vamos a terminar con la epidemia del SIDA para el fin de esta década”.

Inmigración y muro con México

Trump confirmó su duro discurso anti inmigración y celebró los avances en las construcción del muro, algo habitual en los discursos del mandatario.

El presidente aseguró que para principios del próximo año el muro fronterizo con México tendrá más de 800 kilómetros construidos.

“Ya hemos completado más de 100 millas (165 kilómetros) y habrá más de 500 millas (805 kilómetros) a principios del próximo año”, sentenció el mandatario sobre su proyecto bandera para combatir la entrada de migrantes indocumentados por la frontera sur de su país.

Trump también sacó pecho de la reducción del flujo de inmigrantes desde México, que aseguró que ha disminuido un 75 % desde mayo pasado, como resultado de “los esfuerzos sin precedentes” de su Administración.

“A medida que el muro sube, las incautaciones de drogas aumentan y los pasos fronterizos disminuyen”, destacó el mandatario.

(REUTERS/Leah Millis)
(REUTERS/Leah Millis)

“Si vienen ilegalmente, serán expulsados rápidamente. Entramos en acuerdos históricos de cooperación con los Gobiernos de México, Honduras, El Salvador y Guatemala. Como resultado de nuestros esfuerzos sin precedentes, los cruces ilegales cayeron un 75 % desde mayo, con una caída de ocho meses seguidos”, subrayó.

Trump ha calificado de “crisis humanitaria” la situación en la frontera con México, donde solo en mayo del año pasado fueron detenidos 132.859 inmigrantes, una cifra no vista desde marzo de 2006.

También destacó las detenciones de «más de 120.000 inmigrantes criminales” y criticó a las “ciudades y estados santuario” como California. “Estados Unidos debe ser un santuario para los estadounidenses que cumplen la ley, no para indocumentados criminales”.

“Antes de llegar al cargo, si usted aparecía no iba a ser arrestado. Mi administración ha terminado esta política de detener y liberar”, agregó.

Irán, Afganistán, plan de paz para Israel y Palestina y lucha al terrorismo

En temas de política exterior, Trump tendió esu mano a Irán y dijo que la relación entre los dos países tan solo depende de Teherán.

“Por nuestras poderosas sanciones, a la economía iraní le está yendo muy mal. Podemos ayudarles a que les vaya muy bien en un periodo corto de tiempo, pero quizás son demasiado orgullosos o demasiado tontos para pedir ayuda. Aquí estamos. Veamos que camino eligen. Solo depende de ellos”, dijo el mandatario estadounidense.

Para que eso suceda, Trump dijo que Irán “debe abandonar su búsqueda de armas nucleares, dejar de expandir el terror, la muerte y la destrucción, y comenzar a trabajar por el bien de su propio pueblo”.

Trump no perdió la ocasión para presumir de haber bombardeado al general iraní Qassem Soleimani, a quien definió como “el mayor terrorista del mundo”, “un carnicero despiadado” y “un monstruo que asesinó o hirió a miles de soldados estadounidenses en Irak”.

Además de Soleimani, el mandatario estadounidense también sacó pecho por la muerte del líder del grupo terrorista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi.

“Hoy, el califato territorial del Estado Islámico ha sido 100 % destruido, y su fundador y líder, el sanguinario asesino Al Bagdadi, ¡Está muerto!”, afirmó. PlayEl momento en que un militar sorprende a su esposa y sus dos hijos en el Estado de la Unión

El presidente, no obstante, dijo que su Gobierno “está trabajando para terminar con las guerras en Oriente Medio”, como la de Afganistán.

“No busco matar a cientos de miles de afganos, muchos de ellos inocentes. Tampoco es nuestra función servir a otras naciones como agencia de seguridad (…) Estamos trabajando para poner fin de una vez por todas la guerra más larga de EE.UU. y devolver a casa a nuestras tropas”, apuntó.

Trump, finalmente, aprovechó para promover su recién anunciado plan de paz para Israel y Palestina: “Reconociendo que todos los intentos pasados han fracasado, debemos ser determinados y creativos para estabilizar la región y brindar el cambio a millones de jóvenes para lograr un futuro mejor”.

Es un buen momento para Trump: el fin del juicio político marcará el epílogo de un procedimiento de destitución de cinco meses que no debilitó su base electoral y la última encuesta de Gallup le otorga un 49% de opiniones favorables, su mayor puntaje desde que llegó a la Oficina Oval en enero de 2017.

Por si fuera poco, el caótico comienzo el lunes en Iowa de la votación demócrata para elegir a su rival de cara a las elecciones de noviembre le permitió regodearse de la “incompetencia” de sus contrincantes. PlayNancy Pelosi rompió el discurso sobre el Estado de la Unión de Trump