China: se derrumbó un hotel donde decenas de personas cumplían cuarentena por coronavirus

El edificio de cinco plantas, ubicado en Cantón, provincia de Fujian, estaba designado como un lugar para atender posibles casos. Más de 70 pacientes quedaron atrapados, de las cuales 35 ya fueron rescatados

Un hotel de cinco plantas designado como lugar de atención a enfermos del coronavirus se ha desplomado este sábado en la ciudad china de Cantón, provincia de Fujian (este del país), según han confirmado los servicios de rescate al Global Times.

Más de 70 personas quedaron atrapadas bajo los escombros del Xinjia Hotel, según las mismas fuentes al diario, versión internacional del órgano portavoz del Partido Comunista de China.

Hasta el momento han sido rescatadas con vida 35 personas mientras siguen los procedimientos de rescate por el derrumbe, ocurrido en torno a las 19.30 -hora local -en el barrio de Licheng.

Xinjia Hotel, de 80 habitaciones, había sido convertido recientemente en punto de acogida y cuarentena para personas que tuvieron contacto con pacientes contaminados por el nuevo coronavirus covid-19, según El diario del Pueblo.

Así lucía el Xinjia Hotel antes de colapsar
Así lucía el Xinjia Hotel antes de colapsar

Balance

China registró hoy, por primera vez desde enero, un aumento de casos de coronavirus por debajo del centenar, un incremento considerablemente menor de los miles de nuevos infectados diarios que llegaron a diagnosticarse en las primeras semanas de la epidemia, en un momento en el que Pekín se muestra más preocupada por el aumento de los contagios que llama “importados”.

Las autoridades sanitarias chinas informaron de que, a lo largo del viernes, se conocieron 99 nuevos contagios en el país, 74 de los cuales se diagnosticaron en la provincia de Hubei, epicentro del brote y que también concentró todas las muertes por la neumonía COVID-19 en China de las últimas 24 horas: 28.

Esta tendencia descendente de nuevos infectados ha llevado a un tímido inicio de levantamiento de las restrictivas medidas puestas en vigor para frenar la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 en el país asiático.

Pero pese a los buenos números a nivel nacional, las nuevas infecciones fuera de Hubei aumentaron respecto al día anterior (25 hoy, por las 17 de ayer).

Trabajadores de salud desinfectando un complejo residencial en Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus (REUTERS)
Trabajadores de salud desinfectando un complejo residencial en Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus (REUTERS)

De las mencionadas 25, todas menos una serían casos «importados», según la Comisión Nacional de Sanidad. Es decir: pacientes diagnosticados en China procedentes de otras partes del planeta, donde el virus se va propagando, con focos sobre todo en Japón, Corea del Sur, Irán e Italia.

A pesar de que el origen de la epidemia se encuentra en la ciudad china de Wuhan, capital de Hubei y en cuarentena desde el 23 de enero, la prensa estatal y el Gobierno de China insisten en llamar a estos casos «importados», ya que se trata de viajeros que regresan de nuevos focos de contagio creados tras la internacionalización de la enfermedad.

En su afán por lavar la pésima imagen internacional de China a raíz de la epidemia, la maquinaria propagandística estatal dio hoy un paso más y, a través de la agencia de noticias Xinhua, publicó un texto de opinión en el que sustuvo: «La epidemia se detectó por primera vez en China, pero eso no quiere decir que se originara en China».

Además, en los últimos días, el Gobierno chino ha tomado medidas adicionales para prevenir contagios a través de personas procedentes de otros focos de infección y, por ejemplo, las ciudades de Shanghái y Pekín han impuesto una cuarentena de 14 días a los viajeros procedentes de alguno de los cuatro países citados.

La administración aduanera de Shanghái anunció hoy también que quienes entren al país a través de la ciudad financiera y no provean a las autoridades de información verídica o no cooperen con los controles sanitarios se enfrentarán a posibles acciones legales.

Los 24 casos «importados» detectados en las últimas 24 horas se localizaron en la provincia de centro-septentrional de Gansú (17), Pekín (3), la ciudad oriental de Shanghái (3) y la provincia suroriental de Cantón (1).

El cómputo acumulado en China es de al menos 3.070 muertos entre los 80.651 contagios certificados.