Al menos 113 muertos como resultado del deslizamiento de un terreno en Birmania

Un responsable local de policía indicó que las tareas de búsqueda fueron suspendidas a raíz de las fuertes lluvias en la zona

Al menos 113 mineros murieron en un deslizamiento de terreno en unas minas de jade en el norte de Birmania, cerca de la frontera con China, anunciaron este jueves los bomberos.

“Se han hallado hasta ahora un total de 113 cuerpos”, informó la página oficial Facebook de los bomberos. 

Un responsable local de policía indicó que las tareas de búsqueda fueron suspendidas a raíz de las fuertes lluvias en la zona.

«Los mineros fueron arrastrados por un torrente de barro provocado por fuertes lluvias», señalaron los bomberos.

La tragedia tuvo lugar cerca de la frontera con China en el estado de Kachin, según la misma fuente.

Docenas de mineros mueren anualmente en Birmania mientras trabajan en la lucrativa, pero pobremente regulada, industria del jade, que utiliza trabajadores migrantes mal pagos para extraer esta piedra semipreciosa muy demandada en China.

Las minas de jade a cielo abierto de Hpakant han transformado a esa región de difícil acceso en un terreno que parece un paisaje lunar.

Mortíferos deslizamientos de tierra son comunes en la zona. Las víctimas son a menudo miembros de comunidades étnicas desfavorecidas que trabajan de manera casi clandestina en minas abandonadas.

Las autoridades han advertido de que cientos de mineros podrían haber quedado sepultados por el masivo deslizamiento de tierras provocado por las lluvias del monzón. La mina está situada en la localidad de Sate Mu, en la región de Hpakant, y el deslizamiento de tierra se ha registrado a las 8.00 horas de este jueves.Minas de BirmaniaMinas de Birmania

En el momento del deslizamiento, en la mina se encontraban cientos de operarios y las autoridades creen que la mayoría de ellos habrían quedado sepultados, según ha explicado a Xinhua un agente de la Policía local. Los deslizamientos de tierra son un fenómeno frecuente en el estado de Kachin, conocido como la tierra del jade, particularmente en la región minera de Hpakant.

Muchos residentes viven de la extracción de jade en la región y la mayoría de los deslizamientos son provocados por el derrumbe parcial de paredes y muros de contención. En noviembre de 2015, un deslizamiento de tierras en la misma región acabó con la vida de 116 personas que estaban extrayendo jade en una mina.

El accidente tuvo lugar em cinco parcelas abandonadas donde buscadores ocasionales trabajan generalmente de manera precaria. En una actualización de datos, los bomberos elevaron el número de fallecidos a 113, si bien solo han podido recuperar hasta el momento 26 cadáveres.